jueves, 20 de febrero de 2014

Falafel, otra opción para aprovechar los garbanzos

falafel
falafel . Imagen de Flickr


Si eres de los que recibes  algún tipo de ayuda como  Cáritas, o bien de algún departamento de asistencia social de tu municipio o de un vecino o familiar que te echa un cable, seguro que debes tener apilados unos cuantos paquetes de legumbres, como garbanzos, alubias, lenteja y arroz. Y a mi me pasa que no tengo un repertorio amplio de recetas y que tampoco mi familia es  de costumbre "legumbrera".

Viendo un poco de cultura culinaria de medio oriente,  reparé en la receta del falafel,  que quizás  a muchos les resultará familiar verlas en los menús  en los conocidos  restaurante ó delivery de comida turca o árabe de la ciudad, y que son facilísimas de preparar  y muy ricas.

Y me dije, ¿por que no? tengo 4 paquetes dando vuelta de garbanzos, vamos a intentarlo, pues que aún sin tener algunos de los condimentos típicos orientales han sido todo un éxito.

Los falafel son croquetas de pasta de garbanzos molidos como ingrediente principal y mezclado con ajo picado, perejil, cebolla y especias típicas. 
Suelen acompañarse con una ensalada típica árabe como el tabulé, (otro día les paso la receta), y con salsa tartar, o yogurt, pero vamos a occidentalizarlo un poco  con lo que tenemos en casa, como puede ser, patatas fritas, patatas hervidas con aceite oliva, puré de patatas, o ensalada mixta común, lo que tengas a mano.  Esta receta la encontré de recetasarabes aunque la he modificado un poco  para adaptarla mas a nuestros paladares. Ahí vamos

Ingredientes:


1/2 Kilo de garbanzos ya remojados del día anterior
1  cebolla mediana bien picada
1 cucharada de perejil picado
1 cucharada de ajo picado
1 cucharadita de comino
1 cucharadita de sal
1/2  cubito de caldo desmenuzado
una pizca de pimienta
una pizca de pimentón
zumo de 1/2 limón (opcional)
2 cucharadas de aceite oliva
1 taza de agua
 pan rallado o harina (yo use las dos juntas mezcladas) cantidad suficiente


Preparación:


En un cuenco  o bol se colocan los garbanzos remojados del día anterior, bien enjuagados y  SIN HERVIR, junto con el perejil, ajo, cebolla  bien picada, aceite, zumo de limón y los condimentos, agregamos la taza de agua, y pasamos por la trituradora hasta que forme una pasta y no queden garbanzos sin moler.

Dejamos descansar una media hora. Como va a quedar muy húmedo,  le agregamos pan rallado a la mezcla, cantidad suficiente para que formar una pasta que sea mas consistente, no obstante no te preocupes que  los dedos se te va a pegotear igual, te humedeces la mano con agua o aceite para trabajar la mezcla.

En otro recipiente,  ponemos un poco de harina común y el resto de pan rallado, puede ser un plato hondo. Vamos dándole forma redonda en la mano del tamaño de pelotitas de pin pon, igual no quedan en forma muy redonditas hay  que aplastarlas un poquito, luego  rebozamos con la mezcla de harina y pan rallado y vamos colocando en la sartén con abundante aceite hirviendo. Las damos vuelta y cuando estén doraditas se sacan y ponemos sobre un papel absorbente.

Y ya esta!



Como verán, prácticamente todo lo encontramos en el rincón de los infaltables, salvo algunos condimentos o el limón, que puede ser que tengas que comprarlo. El gasto es mínimo y comen 4 personas muy bien.
Ya me cuentan!